Calendarios de vacunaciones de bebés y niños pequeños

La vacunación se entiende como un conjunto de medidas preventivas contra las enfermedades Infecciosas centradas en estimular la producción de anticuerpos gracias a la administración de microorganismos vivos atenuados (por ejemplo, contra el sarampión, las paperas, la rubéola o la misma vacuna oral contra la poliomielitis), microorganismos muertos o fracciones obtenidas a partir de ellos (del tipo contra la tos ferina, el tétanos) o de vacunas obtenidas mediante ingeniería genética como la de la hepatitis B.

Los microorganismos se modifican, pues, para reducir su poder de actuación pero sin eliminarlo totalmente, de forma que el organismo pueda desarrollar una respuesta defensiva. En el caso de las vacunaciones sistemáticas que se aplican durante la infancia, se persigue un enfoque de protección no sólo individual sino también colectivo, ya que se trata de conseguir un nivel de inmunidad de grupo, es decir, que incluso niños o adultos que no han sido vacunados se hallen protegidos al neutralizarse la posible transmisión de la infección.

Las vacunas han permitido el control y casi la desaparición de enfermedades muy graves, así como la erradicación mundial de la viruela en 1979. También la difteria, el tétanos, la tos ferina y la poliomielitis son enfermedades controladas y además se han fijado objetivos de erradicación del sarampión en los países, entre ellos España, donde existen dichos programas de vacunación sistemática. La selección de las vacunas y el orden en el que se administran van en relación con la epidemiología de la zona.

Calendario de vacunaciones

Esta tabla es sólo una orientación, ya que en cada país e incluso cada región, comunidad o provincia, puede variar ligeramente.

Edad Hepatitis B DTP-Polio Hib Triple vírica
2 meses 1.a dosis 1.a dosis
4 meses 2.a dosis 2.a dosis
6 meses 3.a dosis 3.a dosis
15 meses 1.a dosis
18 meses 4.a dosis 4.a dosis
4-6 años 5.a dosis
11 años 2.a dosis***
12 años Tres dosis*
14años TD** – Polio 6.a dosis

* Tres dosis con pauta: 0-1-6 meses, cuando se trata de la primera vacunación contra la hepatitis B.
** Revacunar del tétanos y de la difteria al menos cada diez años.
*** En la comunidad de Madrid, por ejemplo, se ha adelantado la edad de administración de la segunda dosis de vacuna triple vírica a los cuatro años de edad.
Se distinguen dos fases en la vacunación: la que se realiza en los primeros años de vida, que incluye también las dosis de refuerzo, y la que se hace en la etapa escolar como dosis de recuerdo.

El calendario de vacunaciones sistemáticas en España sigue las orientaciones de la OMS (Organización Mundial de la Salud) y de los consejos asesores de las distintas comunidades autónomas con competencias en el área de salud. La misma idiosincrasia autonómica hace que existan variaciones mínimas en cuanto a fechas y que algunas autonomías incluyan como obligatoria alguna vacuna que no se establece en otras, como ocurre con la BCG (vacuna antituberculosa) que continúa administrándose a todos los recién nacidos en el primer mes de vida en el País Vasco, aunque en el resto de España no se recomiende generalmente.

 

DTP (difteria-tétanos-tos ferina)

InyecciónEsta vacuna combinada se administra por vía intramuscular. En el caso de la vacuna contra la difteria, se apunta una eficacia superior a un 95 por ciento. Aunque la inmunidad desciende con el tiempo, el efecto protector dura al menos unos diez años. Desde 1987 no se ha notificado ningún caso de difteria en España. Para el tétanos -después de las dosis incluidas en la primera vacunación y que se administran con la DTP y la aplicada entre los cuatro y los seis años como DT (difteria-tétanos infantil)-, se aconsejan cada diez años dosis de recuerdo, tanto en niños como en adultos. Hace poco se ha estipulado la vacuna TD (tétanos-difteria adultos) para mayores de cuatro a seis años, cada vez que haya que administrarse una dosis de recuerdo del tétanos. La incidencia de la tos ferina disminuye con la edad, así como su gravedad, mientras que la posibilidad de efectos secundarios de la vacuna se incrementa con los años. Por eso se desaconseja la DTP en niños mayores de siete años y en adultos.

 

Polio oral trivalente

El tipo de vacuna administrada a los niños es la oral atenuada y tiene un carácter trivalente, es decir, contiene una mezcla de los tres tipos de virus responsables de la poliomielitis. Ofrece una protección muy alta contra la enfermedad (98 por ciento). La inmunidad aparece después de las tres dosis -86 a 97 por ciento- y se completa con la cuarta -97 a 100 por ciento-, persistiendo durante toda la vida.

 

Triple vírica (sarampión-rubéola-paperas)

Aunque puede prevenirse, el sarampión constituye la primera causa de mortalidad infantil en el mundo. Su vacuna, incluida en la TV -triple vírica- es una de las más seguras y eficaces -entre un 95 y un 97 por ciento-de las que se dispensan en la actualidad. Una vez administrada, produce una infección modificada que no se transmite y que da origen a la inmunidad, como si realmente se hubiera pasado la enfermedad.

La rubéola es benigna en los niños pero muy peligrosa en una mujer embarazada, ya que puede causar graves malformaciones en el feto. Su vacuna se realiza con virus vivos de cepas atenuadas y su eficacia oscila entre un

90 y un 95 por ciento. Aunque el nivel de anticuerpos desciende con el paso del tiempo, su eficacia puede mantenerse incluso durante toda la vida. Es bastante segura y está libre de efectos adversos en este primer período de la vida.

La vacuna contra la parotiditis, más conocida como paperas, se realiza con virus vivos atenuados, produciendo anticuerpos en más de un 93 por ciento de los casos y persistiendo la inmunidad hasta veinte años después de la vacunación.

 

Hepatitis B infantil

La infección por el virus de la hepatitis B (VHB) es responsable de casi la mitad de los casos de hepatitis aguda en España, de un 25 por ciento de las hepatitis crónicas y de un 15 por ciento de las cirrosis hepáticas. Las principales vías de transmisión del VHB son las relaciones sexuales sin protección y la introducción de sustancias por vía intravenosa. Como la mayoría de los casos aparecen en jóvenes entre dieciséis y veinte años, la vacuna se administra aproximadamente a los doce o trece años en tres dosis, con un mes de diferencia entre las dos primeras, y la tercera a los seis meses de la primera. Se puede administrar un recuerdo al año de la primera dosis. La duración de su protección se calcula entre los siete y los nueve años.

 

Antihaemophilus Influenzae B

La mayor parte de los casos provocados por el germen Haemophilus Influenzae b se dan en España en niños menores de cinco años (de éstos, un 80 por ciento en menores de dos años). Puede provocar desde infecciones superficiales leves (rinofaringitis, otitis, bronquitis) hasta más profundas y graves como la meningitis. La vacuna se administra en cuatro dosis a la edad de dos, cuatro, seis y dieciocho meses, simultáneamente con la DTP y la polio trivalente. En más de un 10 por ciento de los vacunados pueden aparecer al cabo de tres horas reacciones locales en forma de hinchazón y enrojecimientos que se resuelven en veinticuatro horas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *