Cómo bajar el riesgo de muerte súbita del bebé

De causa desconocida, la muerte súbita se produce en bebés de pocos meses, sin ningún síntoma previo. El bebé aparece muerto en su cuna sin señal alguna de sufrimiento.

En los últimos años, este tipo de muerte ha descendido debido, según algunas hipótesis, al hecho de que ahora se aconseja a los padres acostar a sus bebés sobre la espalda o de lado y no boca abajo como se solía recomendar hace unos años.

Al parecer, en esta última posición (que se recomendaba para evitar que las regurgitaciones de leche ahogaran al niño) existe un mayor peligro de hipertermia y de asfixia, ya que la nariz y la boca están pegados contra el colchón y pueden dificultar su normal respiración.

Un estudio reciente realizado en Gran Bretaña ha demostrado que las tasas de muerte súbita en aquel país habían disminuido a la mitad después de que las autoridades sanitarias recomendaran colocar a los bebés en la cuna boca arriba.

Otros estudios han identificado algunos factores comunes en la muerte súbita, como un déficit ponderal en el nacimiento, padres fumadores, pañales muy apretados y habitaciones mal ventiladas o muy calientes. Dos estudios, uno neozelandés y otro británico, han llegado a la conclusión de que dejar que el niño duerma en la habitación de los padres hasta los seis meses reduce el riesgo de muerte súbita.

Se aconseja también evitar los edredones de plumas, los colchones blandos, los almohadones protectores mal fijados y vigilar que la temperatura de la habitación del bebé no sobrepase los 20 grados. Estas simples precauciones han hecho descender notablemente en los últimos años la tasa de muerte súbita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *