Revisiones médicas del recién nacido

Índice de Apgar

Desde el momento en que le cortan el cordón umbilical que le une a su madre, al bebé se le hacen una serie de test destinados a determinar su índice de Apgar.

Se trata de una apreciación del estado de su salud según los cinco criterios expuestos en 1952 por la doctora Virginia Apgar: el color de la piel, el ritmo cardíaco, la respiración, el estado muscular y la respuesta a los estímulos. El médico establece para cada uno de es-tos criterios una nota comprendida entre cero y dos. Cuando la suma es igual a 10, el aspecto y las reacciones del bebé son normales.

Un índice de 8 o de 9 no debe inquietar a los padres: puede ser debido a que sus manos y sus pies presentan una coloración ligera-mente azul, frecuente en los partos muy largos. Si la suma está comprendida entre 4 y 7, el niño reclama una atención especial; y si es inferior a 4, necesita una reanimación.

LOS EXÁMENES DEL PEDIATRA

Durante sus primeras veinticuatro horas, el bebé será examinado por el pediatra de la clínica de forma exhaustiva, examen que será renovado días después, antes de dejar la maternidad. El médico realiza un verdadero chequeo del niño mediante las siguientes pruebas: Una auscultación le permite verificar el ritmo cardíaco y la respiración del bebé. Tomando el pulso en el nivel de las arterias femorales, el médico se asegura de que no existan malformaciones cardiovasculares.

  • El examen de la piel puede poner en evidencia una coloración anormal o manchas (angiomas).
  • El examen morfológico busca eventuales malformaciones. El médico verifica la presencia del frenillo de la lengua y la buena formación del paladar, examina la columna vertebral, los huesos y las articulaciones. Manipulando las piernas del bebé comprobará si existe una luxación congénita de las caderas.
  • El examen de los ojos controla su reacción a la luz y la ausencia de conjuntivitis.
  • El examen neurológico aprecia las reacciones del niño a las estimulaciones del médico. El bebé cierra sus puños cuando el médico le coloca un dedo dentro de su mano; intenta dar algunos pasos cuando se le pone de pie; chupa un objeto que se le mete en la boca… Estos son algunos de los reflejos innatos del recién nacido pero que desaparecerán al cabo de pocas semanas.

EL TEST DE GUTHRIE

Mediante un pinchazo en un dedo o en el talón se extrae una pequeña muestra de sangre del bebé para, mediante el test de Guthrie,  descartar la presencia de dos enfermedades que pueden provocar retraso mental si no se tratan a tiempo: la fenilcetonuria y el hipotiroidismo congénito.

 

MANCHAS DE NACIMIENTO

Casi todos los recién nacidos presentan manchas que pueden ser de nacimiento o aparecer algunos días o meses más tarde, pero que no representan, por lo general, ningún peligro. No obstante, hay que vigilarlas atentamente para comprobar si evolucionan y cambian de tamaño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *